Directivos de Andar por Casa

Directivos de Andar por Casa

Comentaba en este artículo que el concepto de directivo, o al menos el mío, lo definiría más adelante. Ahora es tan buen momento como cualquiera.

Siempre me imaginé al directivo con corbata y traje, siempre detrás de una mesa enorme, seguramente universitario y con master, montones de reuniones en la agenda y sabiendo la respuesta a todas las preguntas.

Ahora mi definición es algo diferente.

Miremos un poco qué es eso de ser directivo.

Las cualidades básicas del directivo son las de, por una parte, dirigir a un nivel técnico (personas, gestión de la innovación, ventas…) y por la otra, la de gestionar sus relaciones con los demás a un nivel más social.

Por encima de estas cualidades se encuentra la de poder gestionarse a sí mismo adecuadamente. Me explico con un ejemplo: si siempre llegas tarde, no puede ser culpa de los demás si no tuya, el no entregar los proyectos a tiempo va en la misma línea. Aquí entran campos como la delegación, la formación, etc.

Gestionarse a sí mismo significa, también, el tener las herramientas para pensar, aprender o para relacionarse con los demás, cada uno a su nivel. Para ello debe contarse con una buena comunicación oral y escrita, capacidad para solucionar problemas e innovar, habilidades para motivar a las personas que les rodean, ser responsable de sus actos y de los de su equipo, entre otros. Yo, personalmente, destacaría los valores, el liderazgo, la gestión de expectativas (tanto las propias como las ajenas) la capacidad para trabajar en equipo y la comunicación como las principales habilidades que debería tener un directivo.

Digo relacionarse con los demás a su nivel en el párrafo anterior porque el directivo tendrá que ser capaz de trabajar con toda clase de gente, desde un niño de 4 años (directivo papá) o un anciano de 80 (directivo hijo o directivo nieto) hasta un grupo de 50 trabajadores (directivo jefe de producción).

Y es ahí donde quería ir a parar, mi nueva definición dice que cualquier persona tiene un poco, o un mucho, de directivo…

¿Soy yo un directivo por escribir un blog…? ¡Pues también, claro…!

También lo es el mando intermedio, el oficial que tiene a su cargo a un aprendiz, la profesora de matemáticas una guardería, etc.

Las habilidades que se le suponen a un directivo: comunicación, compromiso, responsabilidad, etc. son patrimonio de cualquier persona independientemente de su puesto de trabajo o situación social. En este sentido, el directivo busca la mejor forma de hacer las cosas buscando el bien común y utiliza sus herramientas éticamente.

En este blog yo me referiré normalmente a ese directivo con responsabilidades en empresa, mandos intermedios, etc. pero que nadie se excluya porque en mi definición de directivo entramos todos…

Actualizado el 29 de marzo de 2016

Participa en la conversación

Uso de cookies

La ley española me obliga a decirte que este sitio web utiliza cookies que ayudan a una mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptando el uso de las mencionadas cookies así como nuestra política al respecto. Sí, quiero